new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
Vista:Vista del producto sin modelo
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Pantalones de Esprit para hombre

¿Verdad que tienes en el armario un pantalón que consideras especial por alguna razón? Sin embargo, no porque sea tu favorito tienes que renunciar a disfrutar de los demás tipos de pantalones que te esperan ahí fuera. Los pantalones para hombre han pasado de considerarse poco más que una prenda funcional o formal, a convertirse en verdaderos objetos de moda que reflejan nuestro estilo individual e incluso nuestra propia personalidad. ¿Sientes debilidad por la fuerza y el vigor de unos buenos vaqueros de denim, por la discreta elegancia de unos pantalones ejecutivos hechos a medida o por la informalidad de unos chinos con mucho estilo? ¡Descubre un pantalón para cada tipo de hombre!

En la variedad está el gusto: desde lo más clásico, a lo más casual

Ya hace un año que abriste tu pequeña cervecería justo debajo de casa. Has trabajado a dos manos y, lo que antes era un tugurio desconocido, se ha convertido en un auténtico punto de encuentro para los más jóvenes. Hoy te llega un gran pedido y quieres tenerlo todo preparado… ¡te espera una mañana ajetreada haciendo sitio en el almacén! Con unos vaqueros 5 bolsillos y un jersey en V estarás lo suficientemente cómodo y terminarás en un pispás. Luego, ¡a servir cañas se ha dicho! El día transcurre con normalidad. Los clientes entran, salen, beben… Y tú les recomiendas las mejores cervezas según sus gustos y los mantienes entretenidos con una buena conversación. Las horas pasan y… ¡ya toca cerrar! ¿Estás cansado? ¡Qué va! Esa palabra no entra en tu vocabulario, así que te vas a casa y te cambias para cenar con una buena amiga. Con unos pantalones de algodón oscuros y una fina camisa a rayas llamas al timbre. En tu bolsa, una sorpresa: ¡un par de botellas de vino con las que regar la noche! El día siguiente amanece pasado por agua y los clientes escasean, así que aprovechas para hacer algo que llevabas tiempo posponiendo: el inventario. Vestido con unos chinos slim fit y un jersey de punto fino, revisas todo el almacén, anotas las existencias y haces una lista de los pedidos pendientes. Por la tarde, dejas la cervecería a cargo de tu mejor amigo y sales pitando a la cita que tienes con el representante del último grupo de pop-rock local que está causando sensación. Quieres conectar bien con él para que den un concierto exclusivo en tu garito, así que te pones un sweat blazer informal y unos pantalones finos de franela de algodón: ¡esta tarde, el pop es tu pasión!

Ponte elegante, guapo o cómodo: ¡mil pantalones, mil ocasiones!

¡Te has llevado el gato al agua y el mes que viene hay concierto en tu tasca! Ese día tienes que estar impecable, así que decides que llevarás unos pantalones de pana de corte recto y una camisa sencilla lisa. Quieres que la fiesta en tu garito sea apoteósica y, para ello, te hará falta ofrecer unos aperitivos. La mejor comida sale, cómo no, del mejor restaurante, así que te plantas en él con unos pantalones ejecutivos de mezcla de lana y una camisa oscura abotonada. Con buena bebida, buena comida y buena música… ¡la juventud de la ciudad recordará el concierto durante meses!

Por supuesto, para costearte los gastos de publicidad tendrás que buscar patrocinadores, así que al día siguiente dejas a tu mejor amigo de encargado en el bar y vas a visitar a un par de empresarios de confianza que pueden estar interesados en el proyecto. La elegancia en estas visitas es lo más importante, así que te pones unos pantalones de traje stretch y un blazer entallado que cause buena impresión. Tras un montón de cafés y varias horas de charlas, consigues que todos accedan a aportar su granito de arena para el concierto. ¡Qué felicidad volver al trabajo con buenas noticias! Ha sido un día lleno de emociones y, cuando estás a punto de cerrar la cervecería, aparece tu mejor amigo con deportivas, vaqueros vintage y una sudadera con cremallera. ¿Te vas a ir con él a tomar unas copas al pub de enfrente? Dudas un segundo, pero... ¡ya tendrás tiempo de descansar el fin de semana!

Mostrar más...
Muestra menos...