new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Ropa interior y pijamas de Esprit

A menudo, a la ropa interior y a los pijamas para hombre no se les presta la atención que merecen, a pesar de que deben ser cómodos, tener un corte adecuado y, cómo no, también la mejor calidad. Además, el bóxer, los slips, las camisetas de manga larga y los pantalones de pijama deben presentar un estilo muy marcado y masculino. Con diseños tanto clásicos como actuales, ya sea en forma de pijama de algodón a rayas o de minislip de color cómodo y ajustado, la ropa interior y los pijamas para hombre de hoy en día ofrecen una amplísima variedad y te permiten acentuar tu propio estilo incluso con esas prendas que poca gente ve. Sentirte a gusto y, además, llevar algo que te siente bien... ¡será pan comido con la ropa interior para hombres!

Comodidad clásica... pero nunca aburrida: pijamas para hombres

La visita a tu mejor amigo del colegio está al caer. Hace ya unos meses solicitaste un puesto de trabajo en la capital de tu provincia y, cuando ya casi te habías olvidado, te invitaron a una entrevista personal. Por supuesto, vas a aprovechar también la ocasión para visitar a tu amigo, que trabaja allí desde hace un tiempo, y para conocer la ciudad que podría ser la tuya dentro de muy poco. El martes por la tarde llegas a su casa y lo ves esperándote ya en la puerta. Os dais un fuerte abrazo y te cuelgas la bolsa de viaje a la espalda para subir las escaleras hasta el piso. Nada más entrar y ver tu cara de satisfacción al sentarte en el sofá, te avisa con una carcajada de que tenéis que salir en cinco minutos: os vais a un pequeño bar en el que una buena amiga suya da un concierto esa noche. ¿Celebrar el reencuentro en un bar con una copa y música en directo? ¡No hace falta que se esfuerce mucho más en convencerte! Volvéis a casa de tu amigo ya tarde, pasada la medianoche. Tras pasar un buen rato dando vueltas en el sofá intentando dormirte, te das cuenta de que estás muy nervioso y, además... hambriento. En camiseta de tirantes y bóxer, vas hacia la cocina de puntillas, para no despertar a tu colega. Justo en el momento en que abres, lentamente, la puerta de la nevera, aparece tu amigo todo despeinado con un pijama de algodón. Sonríe y, sin decir ni mu, saca una olla y unos cuantos ingredientes del armario. Veinte minutos después, estáis los dos sentados en la mesa del salón con un plato de espaguetis delante y una buena charla nocturna.

Estilos más que variados, pero siempre cómodos

Aunque anoche se os hiciera tarde, a la mañana siguiente te despiertas enseguida. Ataviado tan solo con tu bóxer deportivo de mezcla de algodón y licra, vas a entrar al baño. De repente, tu amigo casi te estampa la puerta en la cara. Acaba de salir de la ducha y se está poniendo un cómodo bóxer ajustado de algodón y una camiseta de manga larga sencilla. Al salir de la ducha, ves que te está esperando en la mesa del comedor con un par de tazas de café y unas tostadas. Después de desayunar, sales de casa de tu amigo y caminas hasta el lugar donde va a celebrarse la entrevista. No es que esté muy cerca, pero así podrás ver al menos algo de la ciudad y calmar los nervios. Una vez en la entrevista, te das cuenta de que la cosa promete y de que tienes muchas posibilidades de conseguir el trabajo. ¡Casi ni te lo crees! El jefe de equipo con el que hablas está muy interesado en tu currículo, así que incluso después del tiempo oficial de entrevista, seguís conversando durante un buen rato sobre tu experiencia en el extranjero. Una hora más tarde, sales de la oficina con un buen sabor de boca.

Miras el reloj y ves que a tu colega aún le queda un poco para salir del trabajo, así que aprovechas para darte una vuelta por el centro de la ciudad y hacerte una idea de lo que podría ser tu vida aquí si finalmente consigues el puesto. En general, te gusta lo que ves: calles llenas de vida, pequeños comercios, restaurantes y cafés de todo tipo... Recoges a tu amigo del trabajo y lo invitas a un asador que has descubierto durante el paseo. Con un par de buenos chuletones ante vosotros, planeáis lo que vais a hacer esa noche, la última antes de volver. Decidís tomaros una en el bar favorito de tu amigo, que está cerca de su casa. La noche es joven y termina incluso mucho después que la anterior. Ya de madrugada, os veis los dos recorriendo las calles a carcajada limpia mientras volvéis a casa. Tu plan es salir de vuelta al día siguiente por la tarde, así que a tu amigo aún le queda esa mañana para hacer de anfitrión y enseñarte los monumentos más importantes de la ciudad. Ya con el primer rayo de sol, te despiertas y saltas de la cama de muy buen humor. En camiseta y bóxer, recorres los pocos metros que separan el sofá de la puerta del dormitorio de tu colega y llamas a la puerta para despertarlo. No hay tiempo que perder. Oyes cómo tu amigo refunfuña y da unos pasos adormilados. Por fin, aparece con una camiseta lavada y unos slips de algodón en la cocina... ¿lo habrá atraído el olor a delicioso café?

Mostrar más...
Muestra menos...