new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Bufandas y fulares de Esprit

Escuchamos bufandas y pensamos automáticamente en esas prendas de lana tan agradables y calentitas y los largos paseos de invierno. Pero los pañuelos, las bufandas y los fulares no se limitan a una temporada o a un estilo. Un pañuelo triangular de suave tejido de punto de algodón es un bonito complemento para nuestra ropa incluso en días cálidos, y en verano un fular de seda queda perfectamente, ya sea anudado al cuello o atado en la cabeza. Los pañuelos, bufandas y fulares son accesorios versátiles y el complemento perfecto para cualquiera de nuestros conjuntos, dotándoles desde una mayor calidez hasta un toque elegante o bohemio Ponte algo al cuello y… ¡transformación asegurada!

Un toque especial para tu ropa: un toque especial sea cual sea tu estilo

Tu mejor amiga y tú lleváis tiempo soñando con abrir vuestra propia cafetería. Mientras paseáis por el centro, tú con una trenca y una bufanda de punto tipo cuello y tu amiga con un abrigo de plumas y una bufanda de punto grueso, descubrís por casualidad un cartel en la pequeña tienda de la esquina que ya hace tiempo que está vacía: vuelve a estar en alquiler. Emocionadas, os asomáis por el cristal y veis que os va costar mucho trabajo, ¡pero estáis seguras de que juntas podéis montar el negocio de vuestros sueños! Un mes después has firmado ya todos los contratos y, llena de energía, te ves inmersa en la reforma del local que acogerá vuestra cafetería. Amigos y conocidos se acercan para echaros una mano y, después de solo dos semanas, ya está todo preparado. Para celebrarlo, te vas de compras a uno de los mercadillos más grandes de la ciudad: con una cazadora de piel de napa y una bufanda de lana, deambulas entre butacas de los años 50 y viejos sofás de terciopelo, mientras buscas los muebles más extravagantes para la decoración de la cafetería.

Llega la primavera y, con ella, la pieza estrella del local: una enorme máquina de café de colores brillantes y acabados cromados que conseguiste, gracias a tu buena suerte, en la subasta de otra cafetería que tuvo que cerrar. El viento templado ondea tu ligera bufanda de algodón mientras bajas emocionada la calle que lleva hasta la tienda para dejar entrar al técnico. Cuando termina de instalarlo todo y mientras te explica cómo regular la presión y la temperatura, tu amiga aparece por la puerta. En un abrir y cerrar de ojos se quita el abrigo y la bufanda de tela estampada y se acerca a la máquina de café. Pasas el resto del día preparando y probando diferentes variedades de café, desde el clásico café corto hasta el cappuccino.

De seda suave, transparentes y frescos, o calentitos y suaves: pañuelos, bufandas y fulares para cualquier época del año

Casi justo después de haber inaugurado la cafetería empiezan a subir las temperaturas: ¡qué suerte! La pequeña terraza frente a la tienda está casi siempre llena. Con un vestido de verano y un fular de seda atiendes, tras la barra, a una clienta que quiere que le aconsejes sobre los diferentes granos de café, mientras tu amiga, con una camiseta de tirantes y un pañuelo de satén brillante atado al pelo, prepara espuma de leche y sirve a los clientes. En otoño la tienda se ha convertido ya en todo un referente en el barrio. Los clientes habituales saben apreciar el ambiente familiar y agradable, así como la excelente calidad del café. Por las mañanas y el fin de semana la cafetería está tan llena que empiezas a plantearte contratar a alguien. Es una mañana húmeda y gris y, con un abrigo de lana y un pañuelo de tejido de punto de algodón alrededor del cuello, llegas a la tienda para redactar, con ayuda de tu amiga, los requisitos del puesto de trabajo, pero en la puerta ya te está esperando tu amiga con un vestido de punto y un gran pañuelo triangular de mezcla de viscosa y, a su lado, una chica sonríe tímidamente. Tu amiga os presenta: es una pastelera francesa que se ha venido a España a vivir con su novio y le urge encontrar trabajo. Le encantaría trabajar en vuestra cafetería y os propone ampliar la oferta de pasteles con repostería francesa. Sin duda alguna, una casualidad maravillosa y brillantes perspectivas para el año nuevo.

Mostrar más...
Muestra menos...