new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Vaqueros y pantalones para niño de Esprit

Para los más activos: vaqueros y pantalones para niño

En el último año, tu hijo ha cambiado un montón. No solo ha crecido mucho, sino que además se ha vuelto más independiente... y activo. Así que la invitación que acabáis de recibir os viene como anillo al dedo: una familia amiga vuestra, con cuyos niños se junta tu hijo a menudo, os ha invitado a ti y al pequeño a una barbacoa en su chalé de las afueras el sábado por la tarde. Al recibirla, no tardas ni un segundo en llamar a la madre por teléfono, darle las gracias y preguntarle en qué puedes ayudarle y qué puedes llevar para la comilona. Además de vosotros, asistirán a la barbacoa otras dos familias que también conocéis y que tienen niños de la edad de tu pequeño.

Vaqueros y pantalones para niño: para los más aventureros

El sábado, tu hijo se levanta muy inquieto. Por la tarde, después de comer, se pone enseguida sus pantalones de pana favoritos y una sudadera con capucha y cremallera. Por supuesto, tú coges también su parka y te la llevas en el brazo, previendo que más tarde refrescará. Nada más llegar, acuden a vosotros los niños para daros la bienvenida. El más pequeño, que lleva unos pantalones cargo con grandes bolsillos repletos de herramientas de juguete, coge a tu hijo de la mano y se lo lleva corriendo al jardín. La madre te recibe con dos besos y te pide que la sigas hasta la mesa donde pondréis la comida. Tras dejar la ensalada que traes, miras a los niños y los ves cavando un hoyo en el jardín. Luego llenan el hoyo de agua, sacan un par de barcos de juguete de los bolsillos de los pantalones y los dejan sobre aquel mar improvisado. ¡Es increíble que les quepa algo así en los bolsillos de unos pantalones vaqueros stretch! Entonces uno de los padres llama a los niños y les pide que le ayuden a recoger leña para la barbacoa, mientras les explica que se tienen que centrar solo en los palos que estén más secos. Tú te unes a la búsqueda y a la aventura de preparar el fuego. Una vez que tenéis lo que necesitáis, ponéis las ramas, algo de papel y unos cuantos troncos juntos y les prendéis fuego con un mechero que el chico más mayor se saca de uno de los bolsillos de su pantalón de algodón. Con la boca abierta y muertos de la risa, los niños observan cómo las llamas van prendiendo lentamente, hasta que se extienden y forman una verdadera hoguera. Desde ese momento, los pequeños se dedican por completo a la barbacoa: tostar el pan, asar la carne y mantener el fuego vivo. Tú, mientras tanto, te dedicas a disfrutar de la hoguera y a charlar con los demás padres. Antes de iros a casa, os reunís todos los invitados para darles las gracias a los anfitriones y... ¡prometerles que volveréis muy pronto!

Mostrar más...
Muestra menos...