new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Vaqueros y pantalones para niña de Esprit

Dos son las exigencias que deben cumplir los vaqueros y pantalones para niña: han de ser cómodos y agradables, de modo que nuestras hijas estén totalmente preparadas para cualquier actividad que les requiera su día a día. Con efecto lavado y cortes de moda, una gran paleta de colores y divertidos detalles, como tallas de cintura regulables o partes elásticas que permitan una mayor libertad de movimiento... Todo ello hará que nuestras niñas se sientan como pez en el agua al llevar sus pantalones. Da igual que sean vaqueros ajustados informales, pantalones infantiles casuales de pana o pantalones cargo de algodón: ¡los pantalones para niña de Esprit son la prenda perfecta para las pequeñas más inquietas!

Ideales para vivir aventuras: vaqueros para niña y pantalones para niña

Tu hija está emocionadísima, y es que mañana es el gran día. ¡Os la lleváis por primera vez de vacaciones a Portugal! Con su camiseta de algodón blanca y unos pantalones de pana de corte estrecho, la recoges del cole y os dirigís a casa. En el camino, te enseña el dibujito que ha hecho ese día en clase: olas azules que van a romper a una playa dorada plagada de gaviotas blancas... y mamá y papá también están presentes, por supuesto. Al llegar a casa, la cambias y le pones un cardigan gris con unos vaqueros ajustados azules. Luego la dejas que te ayude a preparar la comida. Mientras tú cortas los tomates, ella remueve la ensalada con un cucharón y te cuenta lo que ha hecho hoy con sus amigos en el recreo. Con una curiosidad insaciable, comienza a preguntarte cosas sobre las vacaciones: ¿cómo se dice “hola” en portugués? ¿Puede ir con vosotros su mejor amiga? Mientras coméis, su inocente interrogatorio continúa con tanto ímpetu que casi le tienes que rogar que se coma los espaguetis con tomate. Ya por la tarde, como todos los días, viene a llamarla su mejor amiga, vestida con unos robustos vaqueros. Las dejas jugando en el cuarto de tu hija, y tú aprovechas para empezar la maleta. La de la niña la dejarás para más tarde, porque quiere decidir ella misma la ropa que va a llevarse.

Pantalones y vaqueros para niños: el look infantil más casual

La pequeña te ha dejado con la boca abierta: ¡pero si es toda una experta en hacer maletas! Todo bien dobladito, va metiendo una a una sus camisetas, blusas y vaqueros, además de sus pantalones de terciopelo preferidos y unos jeggings comodísimos. Se acuerda incluso del cepillo de dientes, el libro para colorear y, por supuesto, el oso de peluche. A la mañana siguiente, comienza el viaje. Ya incluso antes de levantarte, la oyes ponerse sus vaqueros de pinzas y una chaqueta de punto verde. Cuando ha terminado, se va con su maletita al salón, se sienta sobre ella, y espera a que los demás estéis listos. Después de prepararos rápido y meter las maletas en el coche, salís sin perder un segundo. Durante el viaje en coche, tu hija no se separa en ningún momento de la ventana. Va admirando y haciendo canciones sobre las vaquitas, los molinos y las nubes que os vais encontrando. Una vez llegáis al chalé que habéis alquilado, tu hija no tarda en cogerte de la mano y tirar de ti para que la lleves de paseo por la playa. Sin embargo, le dices que antes de salir tenéis que ir a hacer la compra. Con unos pantalones de satén de color lila y una camiseta clara con un estampado la mar de alegre, os acercáis al súper más cercano. Mientras vosotros compráis, la niña se dedica a leer en voz alta las etiquetas de los productos en ese idioma que es tan parecido al suyo, pero a la vez suena totalmente exótico. Ya con la nevera llena, la lleváis por fin a su playa soñada. Cogida de la mano de mamá y papá, va cantando y saltando, con sus pantalones cargo de algodón y un jersey con capucha. Luego, vosotros os sentáis en la arena y ella empieza a perseguir a las gaviotas y a huir de las olas. Tú, con una sonrisa en los labios, miras a tu alrededor para darte cuenta de que todo aquello ya lo has visto antes… reflejado en el dibujo de tu pequeña.

Mostrar más...
Muestra menos...