new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Minifaldas Esprit

Es la magia de las cosas pequeñas la que hacen la vida más bonita: no en vano la minifalda ha continuado, desde el mismo momento de su aparición, su marcha triunfal a través de todos los estilos de la moda. ¿Qué otra prenda combina con tanta habilidad el estilo femenino con un encantador y descarado sex appeal? Las minifaldas muestran pierna y feminidad y, gracias a sus infinitas posibilidades de combinación, hace mucho que son imprescindibles en nuestro fondo de armario. Desde las archiconocidas minifaldas vaqueras que con tanto orgullo llevamos con nuestros primeros zapatos de tacón, hasta la minifalda lápiz de color oscuro que nos acompaña durante largas jornadas laborales: la minifalda está presente en todas las etapas de nuestras vidas. Un clásico eterno y un fashion must have, que siempre queda bien.

City look elegante, informal pero chic en tu tiempo libre y glamuroso look de noche

Muy temprano, de camino al aeropuerto: un viaje relámpago a Londres con tu mejor amiga para conocer las nuevas tendencias y obtener inspiración para vuestra pequeña galería. Os esperan dos jornadas intensas en una ciudad excitante, llena de mercadillos de objetos de arte y rastros, boutiques, cultura y nuevas historias y ¡hay tanto por descubrir! Muy british, con una minifalda de tweed, un cárdigan y zapatos planos, pero elegantes, aprovecháis el vuelo para planificar los días siguientes, para concertar citas y establecer prioridades. Os alojáis en un hotel pequeño pero encantador, situado en el centro del East End londinense. Nada más registraros salís directamente a la calle y os perdéis en el bullicio de la gente que llena las tiendas de moda alternativa, las galerías, los estudios de diseño, los bares y las cafeterías. Podríais pasaros todo el día deambulando por sus calles tan animadas, pero hay que trabajar. Para el almuerzo habéis quedado en una pequeña pizzería con un agente que representa a artistas prometedores. Con una discreta minifalda stretch y un jersey en V ajustado te sientes perfecta para la ocasión en ese acogedor restaurante italiano. Será un intercambio interesante, que te aportará mucha información valiosa y nuevos contactos. Un comienzo tan exitoso se tiene que celebrar y qué mejor que una visita al mercadillo de Spitalfields. Con una minifalda denim de color, botines y un jersey de punto grueso, vas mirando y buscando en las paradas con moda retro y vintage y entablas conversación con dos estudiantes de diseño gráfico que ofrecen sus obras en uno de los puestos. Continuáis la conversación durante la cena en un pequeño bar cercano y el intercambio de experiencias y las recomendaciones de los conocedores de la vida artística londinense hacen que no vuelvas al hotel antes de medianoche.

Cada día diferente, cada día con otra minifalda

El día siguiente sales hacia Vyner Street, muy cerca del hotel, donde tus nuevos amigos te han recomendado visitar unas galerías de arte. Una minifalda denim deslavada combinada con una blusa stretch y un blazer de pana te confieren tu propio estilo londinense, con una elegancia informal que te hace sentir muy cómoda. Después de tomarte un café rápido en una pequeña cafetería llena de encanto, dedicas el resto de la mañana a mirar, rebuscar y descubrir cosas nuevas. Abrumada, pero muy inspirada por las muchas facetas artísticas que ofrece el East End, haces una breve pausa antes de ir en busca de la experiencia clásica: una incursión en el Portobello Market. Te encanta el ambiente lleno de vida urbana de Notting Hill y te pasas horas y horas paseando por el mercadillo y las calles colindantes, hasta que llega tu última tarde en Londres. Te despides de esta ciudad tan cosmopolita con una cena en un restaurante elegante. Sumamente femenina y elegante con una falda fashion brillante y tacones altos, saboreas una exquisita cena en un ambiente tranquilo y relajado. Y más tarde, con un cóctel en la mano en un coqueto bar cercano, pasas revista a las fuertes impresiones de los últimos dos días.

Toca volver a casa y en tu equipaje llevas también muchas sensaciones y mucha inspiración para miles de nuevos proyectos. Antes de recoger tus cosas te regalas una horita más de sueño. Más tarde, con una cómoda minifalda de lana, con tu amiga que lleva una discreta falda lápiz combinada con un cárdigan de punto fino, te pones cómoda en tu asiento y miras cómo la gran ciudad va desapareciendo debajo de ti. Y esperas con ilusión llegar a casa para comenzar a poner en práctica todo lo que has visto y planeado durante esta escapada.

Mostrar más...
Muestra menos...