new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Jerséis para niñas de Esprit

¿Quién dice que nuestras niñas se tienen que conformar con jerséis de color rosa o lila, y con estampados brillantes o lacitos? Es cierto que las prendas brillantes y los típicos colores para niñas son muy populares entre ellas, pero los jerséis para niñas de hoy en día pueden llegar a sorprendernos con multitud de estilos: desde los más deportivos a los más alegres, pasando por los más desenfadados y los más elegantes. Lo más importante es, sobre todo, que las niñas se sientan cómodas y que la ropa que llevan las deje satisfacer su infinita curiosidad. Cómodas sudaderas de suave algodón, coloridos jerséis con capucha adornados con llamativos estampados o monísimos jerséis en V y cardigans de punto fino... ¡haz feliz a tu hija con el jersey para niñas que más le guste!

Jerséis para niñas a la última: estampados o bordados, alegres o deportivos

Desde que comenzó el curso, tu hija se ha acostumbrado a ir al cole por las mañanas con su mejor amiga, que vive a un par de calles de vosotros. Tú, para tranquilizarte, siempre las observas andar hacia la escuela sumidas en una animada conversación, tu hija con su sudadera de algodón con un estampado monísimo y su amiga con un colorido suéter de cuello alto y de punto fino que pega divinamente con su cartera rosa. Las miras alejarse mientras charlan y ríen, y piensas con melancolía que el tiempo pasa demasiado deprisa.

Cuando tu hija vuelve a casa después del cole, ves que está muy agitada. ¡Su amiguita la ha invitado a dormir en su casa el viernes! Ya lo han planeado todo, estarán jugando a las muñecas hasta la hora de irse a dormir. Esa tarde, llamas a la madre de la otra niña y quedas con ella en que llevarás a tu pequeña a su casa el viernes después de comer. Como no podía ser menos, ese día la niña vuelve del colegio como un terremoto, se quita su chaqueta de chándal entallada y te lleva corriendo a la habitación para que la ayudes a preparar la mochila. Juntas, metéis su pijama favorito, el cepillo de dientes y un peluche. Tampoco pueden faltar el paquete de galletas y una sudadera con capucha y cremallera deportiva con relieve, que se podrá poner perfectamente por encima del pijama si tiene frío. A las cuatro, la niña ya está tan inquieta que decides no esperar más: le pones la chaqueta por encima del jersey de mezcla de algodón a rayas, la coges de la mano y la llevas a casa de su amiga. Nada más llamar al timbre, oyes cómo la amiguita de tu hija viene corriendo hasta la puerta y la abre. Con su preciosa falda de algodón y un jersey en V de algodón, coge a tu hija de la mano y ambas desaparecen tras la puerta de su habitación. La madre de la niña sale a recibirte y te invita a tomar un café. Aunque no os habíais visto mucho hasta ahora, comenzáis enseguida a charlar y os dais cuenta de que tenéis bastante en común. ¿Por qué no quedar entonces el domingo para dar un paseo? Una hora más tarde, tras el agradable café, llamas a tu hija y te despides de ella con un beso.

Jerséis para cualquier ocasión: días frenéticos y grandes aventuras

Ese sábado, tras una dura semana, te permites el lujo de levantarte tarde: ¡el pequeño torbellino está arrasando hoy otra casa! Después de desayunar, te das un buen baño de espuma mientras escuchas tu música favorita. Luego, recoges un poco la casa y disfrutas de un par de horas de agradable lectura en el sofá. La relajación te sienta de maravilla, pero al mismo tiempo echas un poco de menos el alboroto diario de tu pequeña. A media tarde, suena por fin el timbre y vas corriendo a la puerta. Tu hija, con unos vaqueros y un suéter de algodón liso, salta a tus brazos. Tras abrazarla, saludas a su amiguita y a la madre, y les das las gracias por traerla a casa. De repente, tu hija agarra la mano de su amiga, que lleva una preciosa sudadera estampada con capucha, y se la lleva corriendo para enseñarle el cuarto. Tú, mientras tanto, convences a la madre de que pase al salón para poder disfrutar de otro café y una buena conversación mientras las niñas juegan.

Mostrar más...
Muestra menos...