new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Corbatas de Esprit

Las corbatas no pueden faltar en todo look formal que se precie y, sin embargo, son también todo lo contrario a un complemento monótono. De distinto corte, diseño y materiales, las corbatas se imponen como la prenda perfecta para realzar nuestro estilo personal. Nos encantan las elegantes corbatas de seda, que aportan masculinidad a cualquier americana o traje ejecutivo: discretas y lisas o extravagantes y estampadas, ¡todo depende de la ocasión y la ropa que elijamos! Sin embargo, las ocasiones especiales merecen corbatas especiales, con estampados a la última o de materiales poco comunes, como denim o lino... ¡bienvenido sea lo nuevo y todo aquello que aporte algo de color a todo un clásico de la moda masculina!

Seda fina y diseño masculino... la mezcla perfecta para las mejores corbatas

Uno de tus amigos de la infancia dirige, desde hace muchos años, su propio restaurante. Tú, desde el principio, decidiste ayudarle con la gestión, primero como favor y, ahora, como empleado a tiempo completo. Hace muy poco, cuando se dirigía a una reunión con un proveedor, se topó por casualidad con un gran edificio vacío, que antaño era una fábrica, situado en el barrio de moda de la ciudad. Desde entonces, no hace más que soñar con abrir una nueva filial de su restaurante allí. Una mañana en la que la niebla lo envuelve todo, os vais hasta la inmobiliaria. Por supuesto, no podéis presentaros allí de cualquier manera, así que os vestís con vuestras mejores galas: tu amigo, una americana de lana virgen oscura con una corbata de mezcla de seda estampada; tú, en cambio, te decantas por una corbata de seda lisa, que aporta algo de color a tu blazer negra entallada. Al llegar, os reunís con el agente inmobiliario y un arquitecto que conoce tu amigo y que ya participó en la construcción de su primer restaurante. El antiguo y espacioso edificio de ladrillo presenta un aspecto desolador entre la espesa niebla, pero en cuanto cruzáis los inmensos portones de acero y entráis en la sala principal, te das cuenta del potencial que tiene la construcción: ingentes tragaluces, inteligentemente dispuestos a lo largo y ancho de todos los muros, riegan la sala con una brillante luz natural. Incluso el arquitecto, acostumbrado a ver construcciones de gran calidad, se sorprende gratamente con el descubrimiento. Poniendo en peligro su elegante jersey en V de cachemira y la estrecha corbata a rayas, se encarama a una vieja escalera de incendios y abre todas y cada una de las puertas para comprobar y hacer sus cálculos. Mientras tanto, os va gritando las primeras ideas que se le ocurren.

Discretas, pero nunca simples; formales, pero nunca aburridas

Tu amigo casi ni se lo piensa. Tras la visita al edificio, invita al agente inmobiliario a comer para hablar de todos los pormenores. La oferta os parece aceptable, el edificio se adapta bien a lo que necesitáis y el agente se compromete a resolver el papeleo lo antes posible. El arquitecto, por su parte, pide todos los planos para poder haceros un borrador de la reforma cuanto antes. Contentísimos y con la mente llena de ideas para vuestro nuevo proyecto, tu amigo y tú permanecéis toda la tarde en una de las mesas del restaurante al calor de una botella del mejor vino. Tenéis mucho que planear... Dos semanas más tarde, todo el papeleo está resuelto y tu amigo y tú quedáis de nuevo con el arquitecto. Esta vez, decides ponerte algo más informal: unos chinos, una camisa clara y una corbata ancha y discreta a rayas. Junto a tu amigo, lo esperáis en la oficina que tenéis en el restaurante. Él, con una cazadora de color gris claro y una corbata de seda a cuadros, entra y comienza, sin rodeos, a extender sus primeros borradores sobre la mesa. Rápido os dais cuenta de que está tan ilusionado con el proyecto como vosotros. A pesar de las enormes diferencias entre un local y otro, ha conseguido reflejar la esencia del primer restaurante en el nuevo. Tu amigo, emocionado, no deja de lanzar sugerencias y de pedir detalles. Tres semanas más tarde, le deseas suerte a tu amigo antes de que se dirija, ataviado con un traje ejecutivo de color gris oscuro y una corbata de seda de diseño refinado, a hablar con su asesor financiero para discutir los métodos de financiación para la reforma. Tú te quedas en el restaurante, imaginándote claramente el día de la inauguración... Con una camisa blanca, un chaleco elegante y una corbata de seda especial, das la bienvenida a los primeros clientes.

Mostrar más...
Muestra menos...