new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Chaquetas vaqueras Esprit para mujer

Las chaquetas vaqueras han conseguido aquello de lo que muy pocas prendas pueden presumir: permanecer como componente esencial de nuestro armario durante décadas, sin importarles las tendencias y los gustos. Da igual si se trata de una cazadora corta clásica con un lavado llamativo, de denim color o ajustada con cremallera, adoramos la variedad y el toque personal de este clásico tan socorrido. Resignarse a envejecer con dignidad no es algo para las chaquetas vaqueras, que se adaptan perfectamente a los más variados looks y tendencias actuales sin dejar de ser un absoluto must have para nuestro estilo personal.

Un material clásico para estilos actuales: chaquetas vaqueras para mujer

Sin pensártelo dos veces decides tomarte los días de vacaciones que te quedaban. Pero ahora, en vez de aprovechar la primera oferta de viaje que se te presente, pasarás la semana en casa, para descansar y conocer otras facetas de tu tan familiar y amada ciudad. La semana empieza con aire deportivo. El lunes por la mañana, vestida con unos chinos, un suave jersey en V y una chaqueta vaquera stretch muy femenina, te diriges a la piscina. Apenas hay gente y nadas varios largos, disfrutando del agua clara y transparente, luego te relajas un largo rato en la sauna y finalmente te regalas un masaje. Cuando sales te sientes como recién nacida y, después de un almuerzo frugal, te encuentras con una amiga para visitar por primera vez el museo municipal, una verdadera atracción turística y una tarde inesperadamente interesante para las dos.

El martes estás invitada por un buen amigo a dar una vuelta por las mejores chamarilerías y tiendas de antigüedades de la ciudad. Os encontráis a media mañana y para la ocasión te pones un vestido de punto, botas altas de cuero y una chaqueta vaquera estilo vintage. El resto del día lo pasáis recorriendo la ciudad de una punta a otra y descubres cosas bellísimas y muy curiosas de multitud de países y épocas. Por la noche os sentáis en una pizzería y admiráis las cuatro maravillosas copas de estilo moderno que habéis comprado, compartiendo las impresiones del día. El miércoles lo has reservado para tu familia. No habrá ninguna experiencia nueva, sino un bien merecido descanso. Vestida con unos tejanos slim fit negros, una blusa stretch y una chaqueta vaquera estilo biker, nada más entrar en casa de tus padres te reciben olores e imágenes muy conocidos y familiares. Entre conversaciones y novedades compartidas, la comida se alarga hasta bien entrada la tarde, cuando decides ir a dar una vuelta con tu padre por el parque cercano. Al pasar por los viejos caminitos te paras a recoger algunas flores y vuelves a sentirte como una niña. Es tarde ya cuando decides marcharte. Tu hermana, que no pudo acudir a la comida, te espera por la noche en el bar de copas que acaban de abrir cerca de tu casa. Una falda de corte en A y un top básico debajo de un blazer vaquero ajustado es el look perfecto para el pequeño pero elegante local, cuyo ambiente tranquilo y relajado os hace quedaros un largo rato charlando.

Femeninas, resistentes y siempre con un toque especial

El día siguiente está dedicado a una ronda de shopping con tu mejor amiga. Con unos skinny jeans muy femeninos y mocasines, una camiseta larga y una cazadora corta entallada en look usado, vas muy bien preparada para la larga jornada de compras. Hacéis breves incursiones en varios callejones laterales y exploráis tiendas donde todavía no habíais estado nunca y, mucho tiempo después, con todos los tesoros adquiridos y una bolsa llena de comida china, enfiláis despacio el camino hacia casa. El viernes sales de casa con los mejores ánimos: es hora de compartir estas ganas de vacaciones con tus compañeros de trabajo. Te pones rápidamente unos cómodos leggings negros, unas botas, una elegante túnica y por encima una chaqueta vaquera de denim color y esperas a tu compañera en su despacho, con un café con leche y un cruasán. Luego quedáis juntas para comer y le cuentas cómo ha ido la semana. Y aunque han sido unas vacaciones muy cortas, las recordarás mucho tiempo con inmenso cariño.

Mostrar más...
Muestra menos...