new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Bolsos para hombre y carteras de Esprit

Las carteras y los bolsos para hombre, complementos funcionales y con mucho estilo, son esenciales en nuestro día a día. Además de servirnos para guardar todo tipo de cosas, las carteras y, sobre todo, los bolsos para hombre pueden venir acompañados de los diseños más variados para permitir todo un amplio abanico de combinaciones: una bandolera deportiva y una cartera de estilo vintage van muy bien con unos vaqueros y una camiseta, mientras que un bolso ejecutivo para hombre y una cartera de piel negra serán nuestros mejores aliados en la oficina... ¡y una bandolera espaciosa podemos combinarla casi con cualquier cosa! Todas las opciones son distintas, pero todas tienen algo en común: son prácticas y, además, el complemento perfecto para poner de relieve nuestro estilo personal.

Un look casual sin compromisos: bolsos para hombre

Hoy te toca levantarte un poco antes de lo normal. Tras un relajado desayuno para campeones, vas al armario y rebuscas entre la ropa el modelo ideal para tu primer día de trabajo. Un traje oscuro y un bolso ejecutivo de piel a juego causarán en tu jefe la mejor de las impresiones. Contento y animado, sonríes al cruzar las puertas de la empresa y entrar al vestíbulo. En la recepción, te comunican que ya te están esperando y te acompañan hasta tu nuevo departamento. El jefe te recibe con un cálido apretón de manos y, tras unas breves palabras, te deja a cargo de uno de tus compañeros. A la hora de la comida, este coge su bandolera beis y te comunica que, para celebrar tu llegada, vais a ir todos juntos al restaurante griego de la esquina. Nada más entrar, descubres que la atmósfera desenfadada que se respira en el restaurante te encanta y que, muy probablemente, este se vaya a convertir en uno de tus lugares preferidos para almorzar. Con unas tapas griegas y una deliciosa musaka, pasáis una comida agradable endulzada por una conversación interesante. Encantado, ves que en el departamento se respira un ambiente soberbio y que, más que compañeros, son casi amigos. Los días que siguen los dedicas a adaptarte a tus nuevas tareas y responsabilidades, las cuales vas a asumiendo poco a poco.

Bolsos para hombre y carteras: tus grandes aliados en el día a día

La primera semana se te pasa en un suspiro. El martes, después del trabajo, te vas a un gimnasio que hay en el centro. Como si te fuera la vida en ello, levantas unas cuantas pesas y corres un rato en la cinta. Ya relajado, metes la ropa deportiva en tu gran bolso tipo mensajero y te vas a casa satisfecho. El miércoles por la tarde quedas con tu mejor amigo en vuestro bar de siempre para hacerle un resumen de los primeros días de trabajo. Como siempre, llegas un poco antes que él y, tras colgar la bandolera de color verde aceituna y la blazer en el respaldo de la silla, esperas con una bebida en la mano. Cuando llega, no puedes esperar para contarle lo majos que son tus compañeros y el magnífico ambiente que se respira en la oficina, a pesar de todo el trabajo que tienes, claro. Para celebrar la suerte que has tenido, sacas tu nueva cartera de piel y lo invitas antes de que le dé tiempo a rechistar. A la mañana siguiente te anuncian que va a celebrarse una reunión muy importante con los altos ejecutivos de la empresa. Antes de que empiece, te sirves un café cargado. ¡Vas a necesitar que tus cinco sentidos estén bien despiertos! Luego, con tu bolso para hombre en la mano, te diriges con paso decidido a la reunión. Tras ella, te vas a casa y te relajas esperando a que llegue, por fin, el último día de trabajo de la semana. Al día siguiente, la llegada del fin de semana hace que los ánimos en la oficina sean especialmente positivos. Ya por la noche, según metes los documentos en tu bolso de diseño, te llama el jefe para invitarte a tomar algo en el bar de abajo y que le cuentes cómo te ha ido durante la semana. Mientras bebéis, charláis un poco de todo y descubres que, sorprendentemente, tenéis bastantes cosas en común. Al llegar a casa no puedes evitar sentirte afortunado y pensar en lo mucho que te va a aportar tu nuevo puesto de trabajo.

Mostrar más...
Muestra menos...