new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Blazers Esprit para mujer

Para una mujer el traje representa la elección clásica para la oficina, pero la ropa formal moderna, de corte femenino, puede ser mucho más que solo ejecutiva. Los blazers entallados, los trajes stretch o los blazers de mezcla de lanilla con un moderno estampado glencheck o espiga dan la talla también en ocasiones oficiales, celebraciones y, por qué no, también en el día a día. Combinado con gracia con un cómodo chino o un vaquero pitillo, el blazer completa sin problemas un look casual, confiriéndole ese toque personal tan importante para una mujer. Clásicos o modernos, los blazers para mujer ofrecen un estilo formal que se adapta perfectamente al casual.

En combinaciones elegantes o llamativas, los blazers para mujer son el comodín del estilismo

Tu jefa te espera en su despacho con muy buenas noticias. Hace tiempo que se está planeando la creación de una sucursal en Suiza y es hora de hacer una primera incursión en ese mercado con el fin de adquirir clientes, mirar posibles locales y reunirse con algunos contactos comerciales y potenciales empleados. Y tú tienes que acompañarla para apoyarla durante este proceso. Apenas una semana más tarde subís las dos de buena mañana al avión. Con un blazer de algodón de color oscuro, un top básico y pantalón stretch, te relajas contra el respaldo de tu asiento y, mientras el avión despega, intentas imaginarte cómo discurrirán los próximos días. Vuestro coqueto hotel está situado directamente en la calle Bahnhofstraße de Zúrich, una de las zonas comerciales y de paseo más famosas en todo el mundo. Después de registrarte en el hotel te queda algo de tiempo para cambiarte y arreglarte. Con una falda ejecutiva, pumps y un blazer negro brillante con estructura, esperas a tu jefa en el lobby, para luego almorzar con un intermediario que os puede recomendar colaboradores y personal en Zúrich. Será un encuentro extraordinariamente productivo, ya que, además de los datos de muchos contactos importantes, os da también muchas indicaciones útiles sobre edificios y las mejores ubicaciones del futuro local. Más tarde y con un café en la mano, repasas de nuevo con tu jefa los resultados antes de dirigiros en taxi a una cita con uno de los contactos recomendados por el intermediario. Tu jefa, con un blazer de raya diplomática ajustado y un pantalón ejecutivo a juego, entra la primera en uno de los dos locales adosados que vais a visitar. Los objetos son muy espaciosos y bien equipados, pero se encuentran bastante lejos. Después de una breve conversación telefónica, el agente inmobiliario promete mostraros mañana otro edificio de oficinas. Tu jefa tiene todavía una reunión privada, así que puedes aprovechar la tarde para conocer un poco la ciudad. Con un sweat blazer informal, skinny jeans y botines de cuña te diriges hacia el Zürich-West, antiguo barrio obrero, donde a esta hora hay mucho movimiento. Trasteas por un par de tiendas y boutiques todavía abiertas, disfrutas del ambiente animado y contemplas la mezcla tan interesante de clubs, bares y restaurantes.

Elegante y a la vez desenfadada: ropa formal para sentirse bien

La siguiente mañana os espera, tal como habíais acordado, la visita del nuevo local. Con un blazer ajustado de pana fina por encima de un sencillo vestido de jersey de color claro, te encuentras con tu jefa en el comedor del hotel para desayunar y hablar del programa antes de encontraros con el agente inmobiliario. El local que os enseña hoy es casi perfecto. Los cuartos espaciosos y luminosos son muy acogedores, existiendo la posibilidad de hacer algunas modificaciones para adaptarlo aún mejor a vuestras necesidades, y su ubicación, en un barrio interesante muy cerca del centro, es inmejorable. Tu jefa está encantada y le pide al agente que le haga llegar lo antes posible toda la documentación detallada. Hacia mediodía os acercáis brevemente al hotel para cambiaros antes de encontraros para el almuerzo con un candidato al puesto de director de la sucursal de Zúrich. Con un blazer entallado de color gris y pantalón ejecutivo slim fit, y tu jefa con un traje stretch de color gris y una blusa blanca, vais a pie hacia el restaurante que os ha recomendado la recepcionista del hotel. El candidato es muy interesante, está muy familiarizado con la actividad de vuestro sector en Zúrich y aporta muchas ideas nuevas. Dos horas más tarde os despedís, no sin antes haber fijado un segundo encuentro.

El día del viaje de regreso te despiertas muy temprano, te pones unos treggings negros, un par de botines y un blazer estilo militar y te diriges hacia el aeropuerto. Por la ventanilla del taxi ves pasar los árboles y las fachadas de las casas que bordean las calles y esperas con ilusión la inauguración de la sucursal de Suiza. Así tendrás una excusa para volver aquí más a menudo.

Mostrar más...
Muestra menos...