new-arrivals-arrow
CONTACTO Y
OPINIÓN
Empleamos cookies para hacer más cómoda tu compra online. Si navegas por nuestra página, aceptas la política del uso de cookies. Leer más
  • LA OFERTA DE ESPRIT MÁS GRANDE DEL MUNDO
  • Envío solo 0,99 €
  • PAGO
  • DEVOLUCIONES GRATUITAS
  • ESPRIT FRIENDS (3 % BONIFICACIÓN)

Bañadores para niño de Esprit

Tanto a las niñas como a los niños les gusta disfrutar del calor lo máximo posible: con un bañador corto fresquito o un bañador colorido, podrán nadar y chapotear cómodamente todo lo que se les antoje. Da igual si es en el jardín, en la playa, en la piscina o en el parque... ¡los bañadores cortos deportivos y los bañadores para niños de Esprit les permitirán vivir las aventuras más emocionantes gracias a su alta calidad y óptimo diseño!

Diversión veraniega y estilo con los bañadores cortos

Las vacaciones han llegado y mañana os vais toda la familia a Fuerteventura, a disfrutar de la playa. Esta tarde, junto con tu hijo de cinco años, te pones a finiquitar los últimos detalles para que vuestra aventura costera llegue a buen puerto: una sombrilla de playa con rayas de colores, una colchoneta hinchable y, por supuesto, unos cuantos botes de crema solar. Mientras recorréis los pasillos de los grandes almacenes, tu hijo se queda boquiabierto al descubrir la gran cantidad de cremas solares que existen. Con una sonrisa en los labios, le dejas elegir la suya de entre todas las versiones infantiles disponibles. Luego, vais en busca de un par de bañadores cortos para él. Como hay millones de opciones disponibles, estás segura de que tardará un rato en decidirse... ¿Mejor un bañador corto con un estampado gracioso o simplemente uno liso? ¿O igual le conviene más un bañador estilo boxer o de esos estilo bermudas? Finalmente, se decide por un llamativo bañador de su color favorito. Al llegar a casa, tu marido os sorprende con unos macarrones y una ensalada. Os sentáis los tres a la mesa y charláis animadamente sobre el inminente viaje. Tu marido anuncia con alegría que la temperatura del agua será de 24 grados durante el fin de semana. Tu hijo, dando palmas, sonríe feliz con solo pensar en su primer baño del año en el mar. Tras la comida, tu marido y tú recogéis la mesa y seguís charlando con un café. Al poco rato, aparece vuestro hijo en la puerta, con el llamativo bañador con patrones que llevará durante los próximos días mientras juega con las olas. Como un rayo, te coge de la mano y te lleva a su habitación. Ha formado una pila de ropa encima de la cama con todo lo que le gustaría llevarse. Tras sopesar las opciones y darle unos cuantos consejos, os ponéis a preparar la maleta. Nota mental: ¡no os olvidéis la ropa de baño!

Moda de baño llamativa para niños: ¿estampados, patrones o tonos lisos?

A la mañana siguiente, por fin llega el momento. Después de tomaros un desayuno de campeones, os recoge tu suegra para llevaros al aeropuerto. Al ver lo animados que estáis con vuestras ansiadas vacaciones, hasta ella se contagia de vuestro espíritu y os dice que le encantaría acompañaros... Pero no puede ser, así que termináis subiendo los tres solos al avión. El vuelo se os pasa en un pispás, para descontento de vuestro hijo, que durante todo el viaje no le quita ojo a las nubes, sorprendido por lo diminutas que se ven las casas y los coches desde las alturas. Tras aterrizar, registraros en el hotel y comer algo, decidís ir los tres juntos a dar vuestro primer paseo por la playa. Aunque el sol se va poniendo poco a poco, la temperatura no puede ser más agradable. Vuestro hijo, con su bañador corto, no tarda en meter los pies en el agua para comprobar si la temperatura que anunciaba papá es la correcta. El día siguiente, os pasáis todo el tiempo en la playa. Con su bañador nuevo y agarrado de las manos de mamá y papá, tu hijo juega feliz a saltar las olas que rompen en la orilla. Desde ese momento, no dejáis pasar ni un día sin vuestra obligada visita a la playa. El niño encuentra amiguitos muy pronto, que también comparten su pasión por el agua. Con sus bañadores cortos con estampados o sus bañadores lisos, juegan sumergidos en la espuma que generan las olas al romper en la orilla. Durante la última noche de vuestras vacaciones, volvéis a pasear juntos por la playa mientras recogéis conchas para llevároslas de recuerdo. Por supuesto, a vuestro hijo no le gusta nada la idea de dejar el sol, la playa y, sobre todo, las olas, pero es consciente de que sus amiguitos del cole lo esperan ansiosos por escuchar las aventuras que ha vivido en la isla. Desde el avión, mira por última vez el mar: ¡han sido unas vacaciones inolvidables!

Mostrar más...
Muestra menos...